Las mujeres llevan a cabo al menos 2.5 veces más trabajo de hogar y cuidado que los hombres.

La responsabilidad compartida entre hombres y mujeres no sólo es en la educación y el desarrollo de los hijos, también debe ser en las labores del hogar, declaró el senador Manuel Velasco Coello, del Partido Verde, quien presentó una iniciativa que busca fomentar, a través de la educación, la importancia de apoyar de manera equitativa en las labores del hogar, dado que actualmente las mujeres tienen una Doble Jornada.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Mujeres, en el trabajo no remunerado las mujeres llevan a cabo, al menos, 2.5 veces más trabajo de hogar y cuidado que los hombres.

Desafortunadamente, señaló que la falta de cuantificación de las labores en el hogar, las cuales no son remuneradas, invisibiliza la doble actividad y genera discriminación y desigualdad, al grado que las mujeres deban hacer vales sus derechos frente de los tribunales.

Refirió que algunos asuntos ventilados ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) proyectan una serie de problemáticas familiares que redundan en la doble jornada laboral, la falta de responsabilidad compartida y la búsqueda constante de aplicación de la norma con perspectiva de género.

Por ello, argumentó que incluir en los programas educativos la equidad en las labores del hogar, visibilizará  las actividades de limpieza y cuidados de la familia; las cuales tiene un valor económico y requieren del apoyo familiar, buscando evitar sobrecarga en un solo miembro de la familia;  fomentará en las generaciones futuras empatía sobre el estrés y cansancio que genera una doble jornada laboral; enfatiza la igualdad entre mujeres y hombres, además de  erradicar la visión estereotípica, y no dejar asignados las labores domésticas y de cuidados exclusivamente a las mujeres.

En 2020 el INEGI explicó que el valor económico de las labores domésticas y de cuidados realizadas por la población de 12 y más años de edad reportó un monto de 6.4 billones de pesos, equivalente a 27.6% del PIB del país. De este monto, las mujeres contribuyeron con 73.3%, mientras que los hombres lo hicieron con 26.7%, es decir, las mujeres aportaron 2.7 veces más valor económico que los hombres.

«Hoy podemos decir que existen avances significativos apreciando una mayor incursión de las mujeres en la toma de decisiones y cada vez es más común ver acciones igualitarias. Sin embargo, debemos seguir avanzado para trastocar en la reflexión sobre las actividades diarias al interior del hogar, debido al cambio laboral social que se ha generado en las últimas décadas», concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.